Pesadillas y Sueños del Pasado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pesadillas y Sueños del Pasado

Mensaje por Etsuko-chan el Vie Dic 20, 2013 4:54 am

Bien, bien, dada la inactividad del foro, he venido a mostrar un pequeño flashback que hice de uno de mis primeros personajes. Su historia es prácticamente la misma de cuando la cree (hace 5 años atrás), solo ha tenido algunas variaciones debido a que la he tenido que adaptar para un rol de facebook. Espero que lo disfruten, cualquier critica constructiva bienvenida. (Aunque no esperen que cambie la historia, con suerte tengo en mi mente historia de 30 personajes como para andar cambiándolas y que me calcen todas nuevamente xD)

Pesadillas y Sueños del Pasado
Pesadilla Número 1 – Yami

Estaba avanzando por un pasillo frío y algo viejo, mientras a mí alrededor varios niños de mi misma edad seguían el mismo rumbo. ¿Cómo es que llegué a ese lugar? No lo entendía por completo, pero rápidamente vinieron imágenes escalofriantes a mi mente. Torturas, maltrato, matanza de animales, cuchillos, piedras, risas, llantos… miedo. Sí, el miedo estaba presente en todos esos recuerdos y pronto logré recordar con mayor claridad qué hacía en ese lugar. Era un lugar de entrenamiento, así le decían los mayores, pero para mí y mis amigos era un lugar de tortura para niños. Tan solo tenía cinco años y tuve que torturar y matar animales inocentes que aparecían por el bosque alrededor de la mansión. Al pensar en todo ello, solo deseaba llorar e ir a casa, pero ya hace tiempo que entendía que llorar no servía de nada en aquella mansión.

¿Por qué mis padres no venían por mí? “Tus padres están muertos, ya no los necesitas más” Era lo que le decían a cualquier niño que le preguntara a los adultos sobre ellos. ¿Mis padres habían muerto? Algo me decía que sí en mi interior, pero al mismo tiempo algo bloqueaba el recuerdo, como si mi mente me dijera “Eso no es apto para ti pequeño”.

Cuando salí de mis pensamientos, habíamos finalmente llegado a lo que parecía una especie de salón casi vacío, completamente blanco, pero de un blanco sucio, como si hubieran intentado en vano quitar manchas que no eran posibles de borrar, o mejor dicho, como si esas manchas nunca hubieran sido tratadas y se oscurecieron con el tiempo. Miré hacia el techo, bastante alto y con las ventanas demasiado arriba en la pared como para que cualquiera de nosotros las pudiera alcanzar. Por otra parte, había herramientas puestas sobre una larga mesa que recorría la pared que quedaba al frente de la puerta. Al parecer, no fui el único al notarlo, ya que unos cuantos niños que no se rendían de seguir siendo niños, lloraron asustados: Herramientas era igual que otra práctica de torturas para fortalecernos vendría pronto.

En eso recordé sin querer la primera vez que nos tocó matar un animal. Nos iban sacando en grupos pequeños y nos presentaban una cría de algún animal, en nuestro caso nos tocó un gato bastante pequeño, no sabía qué edad tendrían los gatos cuando tenían aquel porte, pero era muy claro que el pequeño aun dependía levemente de su mamá. En cuanto se nos ordenó que debiéramos usar las herramientas de la mesa en el animal indefenso hasta lograr matarlo, una de las niñas de nuestro grupo empezó a gritar y a llorar diciendo que no quería matar a ningún animalito.

– ¿No vas a hacer lo que te pedimos? – mencionó la mujer adulta que estaba con nosotros supervisándonos, para luego sacar un arma. Yo en ese entonces no sabía que era exactamente, solo tenía tres años y medio, pero mi mente indicaba que eso hacía daño. Luego cuando nos enseñaron sobre armas, supe que era una simple pistola.

La chica siguió gritando y llamando a su madre mientras decía en medio de las lágrimas que no quería lastimar al pequeño gatito en cuestión. Fue en eso cuando vi a la mujer ponerle la pistola en la frente al mismo tiempo que murmuraba algunas palabras.

– Si no puedes hacer algo tan simple como esto, entonces no nos sirves – Enseguida apretó el gatillo y solo pudimos ver los demás como la chica que hasta hace poco gritaba y lloraba enérgicamente, caía al suelo con una expresión de horror en su mirada, ya sin vida, mientras que un poco de sangre nos salpicó en el cuerpo. Todos gritamos y lloramos, con miedo, pero la mujer nos dijo que si hacíamos lo que nos pedía, no nos mataría.

Tuve que mover la cabeza y taparme los oídos para intentar alejar los siguientes recuerdos de mi mente. Eran imágenes que no deseaba recordar, de solo hacerlo, las ganas de llorar volverían a mí. En cuanto logré tranquilizarme, vi que entraba al salón la misma mujer de aquella vez, cargando un par de armas mucho más grandes que otras veces. No las conocía, solo nos habían mostrado las más pequeñas.

– Bien, es hora de su examen final – Empezó a hablar, sin ninguna expresión en especial, parecía más bien que le aburría tener que hacer todo esto – ¿Ven las herramientas que están allá en la mesa? – Preguntó mientras con una mano señalaba las mesas ya antes vistas por todos nosotros. Ya para este momento todos los niños que habían llorado se guardaban sus lágrimas para sí mismos. Tenían bien entendido que no debían molestar a los adultos con sus llantos si querían vivir – Como su examen final, deben utilizar esas armas y matar a sus compañeros – Mencionó como sentencia final.

De repente el pánico volvió a entrar en todos nosotros. ¿Acaso era una broma? Muchos niños aquí para poder soportar todo este “entrenamiento” se habían hecho los mejores amigos, apoyándose mutuamente en soportar y seguir adelante sin importar qué cosa nos hicieran o qué cosa nos pidieran, como para que ahora vengan con que esos mismos mejores amigos tengan que matarse con sus propias manos. Ya no estamos hablando de animales que no conocíamos, ¡Hablábamos de niños con los que te relacionabas todos los días!

La mujer entonces nos miró a todos, frunció levemente el ceño y sacó una de sus armas – ¿Acaso no entendieron? Bien, hagamos algo para que entiendan mejor – Enseguida apuntó al azar contra uno de los niños que estaba adelante y gastó gran cantidad de balas sobre él, para que una vez que cayó al suelo, recién matarlo con un disparo directo en la frente. Ante eso todos retrocedimos, pero no tomamos las herramientas. Éramos casi 50 niños, no podían matarnos a todos… ¿O sí? Al menos yo no estaba hasta adelante y podría intentar escapar, aunque ya sabía en el fondo que era inútil, todos los que lo intentaban terminaban asesinados y exhibidos en el jardín trasero como señal de “Esto pasará si intentan escapar nuevamente”. Pero como si leyera mi mente, ella rápidamente nos advirtió – No crean que van a poder escapar así sin más, desde las ventanas hay dos francotiradores expertos y ante cualquier señal de rebelión, matarán sin piedad–

Siguió un momento de silencio, nadie se movía e incluso algunos otros niños sollozaban por lo bajo, arrodillados en el suelo, intentando cobijarse los unos a los otros. La mujer miró nuevamente en todas direcciones y estaba levantando el arma nuevamente cuando al parecer recibió una llamada por su radio. Enseguida contestó, como si nada fuera de lo normal pasara ahí.

– Jefe – mencionó. Es cierto, los adultos aquí tenían una jerarquía y aunque conocíamos a varios dependiendo del entrenamiento, nunca habíamos visto al “Jefe” – Sí, ¿Está viendo todo? – quiso saber ella – Ya veo, entonces quiere que la use al final… Sí tiene razón, de otro modo no se moverán… Hasta luego jefe – dijo como despedida para luego tomar la otra arma, mucho más grande y ancha que la anterior.

Fueron solo segundos, pero todo parecía que era en cámara lenta. Aquella mujer apuntó con su arma esta vez a una niña y salió una bocanada de fuego directo hacia ella. La chica en cuestión empezó a gritar a más no poder de dolor mientras corría por el lugar. Nosotros observábamos sin creerlo. Muchos tapamos nuestros oídos asustados, intentando de esa forma apagar los gritos desgarradores de la muchacha, mientras otros rompieron en llanto finalmente. Al final la chica cayó al suelo, dejando de oírse sus gritos por el lugar, como si fuera la señal de su alma partiendo de su cuerpo calcinado para siempre.
Estaba recién recuperándome del shock cuando en eso sentí que algo me salpicó en la ropa y el rostro. Cuando pasé mi mano por el rostro, supe que era sangre. Inconscientemente giré hacia mi izquierda para ver cómo caía un niño al suelo, con el rostro completamente desfigurado y con sangre, dado por un golpe bastante certero en toda su cara. Ante eso retrocedí, igual que los demás que estaban cerca del lugar.

– ¡No quiero morir! –Gritó el niño a su lado, sosteniendo un martillo que parecía demasiado pesado para su talla, pero que lograba manejar con gran maestría. Enseguida dio otro golpe al chico en el suelo, acabando de forma más que precisa con su vida. – ¡No quiero morir! – volvió a repetir para luego batir el martillo alrededor de todos los niños cercanos.

Fue así como empezó una masacre, niños matando a otros niños sin piedad. Yo retrocedí hasta chocar con una pared lejana, cubriéndome en un intento de defensa inconsciente con mis pequeñas manos en mi cabeza, llorando. Esto tenía que ser una pesadilla. Hasta hace poco todos estábamos unidos, diciendo que saldríamos adelante, siendo los hermanos mayores de los más débiles aunque todos tuviéramos las mismas edades. Me puse a reír. Sí, tenía que ser un mal sueño, ¡Debía serlo! ¡Todo lo que pasaba era inhumano! Reí levemente otra vez, aún con lágrimas, ya sin muchas ganas. Fue en ese momento cuando vi frente a mí una niña acercándose con una llave inglesa en sus manos, gritando que ella viviría sin importar qué. Lo último que recuerdo es como levantó aquella llave contra mí y todo se fue a negro.

Empecé a recuperar la consciencia un poco después, me encontraba desorientado aún, sin embargo, sabía que todavía estaba en aquel salón, pero ahora pintado de rojo. En eso veo a la mujer de antes, frente a la puerta como antes, sin que ninguna mancha de sangre le hubiera arruinado su ropa. De repente ella aplaudió, sin cambiar su expresión. No había muerto, de eso estaba seguro, pero ¿Entonces por qué aplaudía?

– Felicidades – Me dijo sin en verdad sentir la emoción que debería llevar normalmente esa palabra – Fuiste el vencedor –.

De repente comprendí, yo era el único que estaba ahí al parecer. En eso me doy la vuelta y detrás de mí estaba lleno de cadáveres de niños, algunos sin ser reconocibles de ninguna forma, como si alguien hubiera pasado una cortadora de pasto por sobre sus cuerpos y rostros. De a poco, empecé a ver mis manos y éstas estaban llenas de sangre, sangre que no era mía definitivamente. De golpe recordé solo unos cuantos segundos tras que perdiera la consciencia. Gritos, sangre, terror en los ojos de todos mientras yo los masacraba con mis propias manos.

– Bien, sigamos con el entrenamiento – Mencionó simplemente la mujer para luego salir de la habitación. Pero yo entre todos esos recuerdos vi la muerte de mis padres, muertos a sangre fría frente a mí. De repente los dos sujetos que se encargaron de ello eran reemplazados por mí, como si mi mente me quisiera jugar una mala pasada y me dijera “¿Lo ves? Eres igual que ellos finalmente”. Solo pude gritar de terror como nunca antes.
.

.

.

.

Yami despertó de golpe tras aquella pesadilla. Se encontraba en su habitación ya en el presente, de noche todavía. Esa pesadilla era como un recuerdo que había querido mantener sellado en su mente por mucho tiempo. Estaba sudando sin parar. Siempre que sabían de su pasado, él respondía que sus compañeros fueron asesinados, pero la verdad cruel era que él había masacrado a los 47 niños que quedaban vivos aún. Esa sería su cruz eterna, la que lo condenaba como el asesino que era, después de todo, llevaba en su interior el instinto de matar. Un instinto que despertó ese día y que desde entonces lo había acompañado como una voz invisible que lo incitaba a continuar con sus asesinatos, incluso en los momentos de mayor calma.
avatar
Etsuko-chan

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 10/12/2011
Edad : 23
Localización : Por ahi... andando en bici xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadillas y Sueños del Pasado

Mensaje por Slaifir el Vie Dic 20, 2013 5:13 am

No esta nada mal. Aunque siento que tal vez fueron muy exageradas las partes emocionales; eventualmente alguien criado así pierde todo tipo de sensibilidad o asco. Ademas que como es normal, la locura no se sintió realmente. Pero fuera de eso, no esta mal en lo mas mínimo Etsu.
avatar
Slaifir

Mensajes : 669
Fecha de inscripción : 08/12/2011
Edad : 20
Localización : En la base CRAPS

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadillas y Sueños del Pasado

Mensaje por Etsuko-chan el Vie Dic 20, 2013 5:22 am

El punto de la sensibilidad lo tomé en el sentido de que claro, ellos fueron criados a base de torturas y de matanza de animales, pero en esos casos ellos hicieron la fortaleza de "Son animales que ni conocemos finalmente" junto con una ayuda mutua de compañerismo. Obviamente en 2 años no es suficiente para que todos se insensibilicen, por eso viene el examen final, donde finalmente se enfrentan a la realidad de que deben matar incluso aunque tengan aprecio por el otro (como sus compañeros). Es este punto donde el que venza pierde su completa sensibilidad (aquí Yami sufrió aquella insensibilidad extrema, pero como instinto de supervivencia, por lo que no lo recuerda realmente en ese momento, pero ya tras ese punto cambia completamente, algo que se verá más adelante en uno de los flashback).

Sobre el tema de la locura... si te refieres a los niños locos, sep, me falta trabajar en ello (lo tengo en la mente, pero no sé expresarlo bien aún, en especial porque nunca he escrito sobre este ámbito xD). Si es sobre la parte en que Yami se rie, eso no es locura realmente lo que le sucede en ese momento. Locura hubiera sido si se pone a reir como un maniaco bastante fuerte. Aquí solo se rie como si hubiera sido un mal chiste todo.

Gracias por tu crítica, para las siguientes partes de Flashback (Saga Yami/Sparki) intentaré mejorarlo.

PD: Sparki es con "i" al final porque cuando era chica lo cree así para que sobresaliera de todos los Sparky del mundo xDDDDD
avatar
Etsuko-chan

Mensajes : 77
Fecha de inscripción : 10/12/2011
Edad : 23
Localización : Por ahi... andando en bici xD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pesadillas y Sueños del Pasado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.